jueves, 25 de abril de 2013

CRISTALES EN ORINA


 
 

 
 
  • COLESTEROL
Los cristales de colesterol son placas de gran tamaño, planas y transparentes, con ángulos mellados. La presencia de placas de colesterol en la orina es índice de una excesiva destrucción tisular, estos cristales se observan en cuadros nefríticos y nefróticos, y también en casos de quiluria. 
La quiluria se produce como consecuencia de la obstrucción o nivel torácico o abdominal del drenaje linfático con ruptura de vasos linfáticos puede deberse a tumores, a agrandamiento grosero de ganglios linfáticos abdominales y a filariasis. 

  • FORMAS CRISTALINAS DE FÁRMACOS
Cuando se introdujo en terapéutica el uso de las sulfamidas aparecieron muchos problemas por daño real como consecuencia de la precipitación del fármaco. Las nuevas sulfamidas son muchos más solubles, aun en medios ácidos, por eso en la actualidad raramente se forman cristales en la orina.  
La mayoría de las sulfamidas precipitan en forma de grupos de agujas, por lo general con una unión  excéntrica. Debe seguirse dos pasos para confirmar la presencia de cristales de sulfamida. En primer lugar, comunicarse con la sala de enfermería para verificar si el paciente está recibiendo esa medicación. En segundo lugar, realizar la prueba de lignina para sulfamidas. 
La administración parenteral de altas dosis de ampicilina puede provocar la precipitación del fármaco formando masas de agujas largas, delgadas e incoloras en orinas ácidas. Hay otros fármacos que ocasionalmente pueden formar cristales si se administran en dosis muy elevadas.
 
  • FOSFATOS TRIPLE
Los cristales de fosfato triple pueden existir en orinas neutras y en orinas alcalinas. Son prismas incoloros de tres a seis caras que con frecuencia tienen extremos oblicuos. El fosfato amónico – magnésico a veces puede precipitar formando cristales plumosos o con aspecto de helecho. Los cristales de fosfato triple son solubles en ácido acético.
A menudo se encuentran en orinas normales, pero pueden también formar cálculos urinarios. Pueden aparecer en los siguientes procesos patológicos; : pielitis crónica, cistitis crónica, hipertrofia de próstata y en los casos en os cuales existen retención vesical de la orina. 
 

  • FOSFATO AMORFO
Las sales de fosfato con frecuencia están presentes en la orina en forma no cristalina, es decir, como sustancias amorfas. Estas partículas granulares crecen de una forma definida y por lo general a simple vista son indistinguibles de los uratos amorfos.  
El pH de la orina, así como sus propiedades de solubilidad, ayudan a distinguir entre estos depósitos amorfos. Los fosfatos amorfos son solubles en ácido acético, mientras que los uratos amorfos no los son. Los fosfatos amorfos carecen de significación clínica. 
 

  • CRISTALES DE OXALATO DE CALCIO
Éstos son incoloros, de forma octaédrica o de sobre, parecen cuadrados pequeños cruzados por líneas diagonales que se interceptan. Raras veces se presentan como esferas ovales o discos bicóncavas, que tienen forma de pesas de gimnasia cuando se los ve en incidencia lateral. Estos pueden variar en tamaño, de modo que a veces son sólo escasamente discernibles bajo magnificación de alto poder. 
Estos cristales se encuentran con frecuencia en orinas ácidas y neutra, y en ocasiones también en orinas alcalinas. Son solubles en ácido clorhídrico pero insolubles en ácido acético.  
Los cristales de oxalato de calcio pueden existir normalmente en la orina, en especial después de ingerir diferentes alimentos ricos en oxalato, como tomate, ruibarbo, ajo, naranjas y espárragos.
Cantidades elevadas de oxalato de calcio, en especial si están presentes en orina recién emitida, sugieren la posibilidad de cálculos de oxalato. Los demás estados patológicos en los que puede existir oxalato de calcio en la orina en cantidad aumentada son la intoxicación con etilenglicol, la diabetes mellitus, la enfermedad hepática y la enfermedad renal crónica grave. 
 
  • URATO AMORFO
Con frecuencia hay en la orina sales de urato en una forma no cristalina, amorfa. Estos uratos amorfos tienen aspecto granular y color amarillo-rojo, son solubles en álcalis y a 60 grados centígrados de temperatura. Carecen de significación clínica. 
 
  • URATOS DE SODIO
Pueden existir como sustancias amorfas o como cristales. Los cristales de urato de sodio son agujas o prismas delgados, incoloros o amarillentos que se presentan en grupos o racimos. Son solubles a temperatura de 60 grados centígrados y sólo ligeramente solubles en ácido acético. Los uratos de sodio carecen de significación clínica. 
  • LEUCINA
Los cristales de leucina son esferoides oleosos, altamente refractarios, de color amarillo o castaño con estriaciones radiales y concéntricas. Es probable que no estén formados puramente por leucina, ya que la leucina pura cristaliza en forma de placas. La leucina es soluble en ácido acético caliente, alcohol caliente y el álcalis, es insoluble en ácido clorhídrico.
Los cristales de leucina tienen mucha importancia  clínica. Se encuentran en la orina de pacientes con enfermedad de la orina en jarabe de arce, con síndrome de Smith y Strang y con enfermedades hepáticas graves como cirrosis terminal, hepatitis viral grave y atrofia amarilla aguda del hígado. En la orina de pacientes con enfermedad hepática aparecen con frecuencia cristales de leucina y tirosina. 
 
  • TIROSINA
Los cristales de tirosina son agujas muy finas altamente refringentes, que aparecen en grupos  o acúmulos. Los acúmulos de agujas con frecuencia parecen de color negro, sobre todo en el centro, pero pueden tomar una coloración amarilla en presencia de bilirrubina. Los cristales de tirosina son solubles en hidróxido de amonio y en ácido clorhídrico, pero insolubles en ácido acético.
Los cristales de tirosina aparecen en enfermedades hepáticas graves, en la tirosinosis y en el síndrome de Smith y Strang.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada